BCMencomún | David
BCM en común. Lo común nos une. BCM en común somos una asociación cread por vecinas y vecinos de El Boalo, Cerceda y Matalpino, adcritas a los partidos estatales Izquierd Unida, Podemos y Equo, así como personas independientes que trabajamos por el bien común.
común , colectivo, logal, trasparencia, gestión pública
15629
page-template-default,page,page-id-15629,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

David García Villarragut

Soy Ingeniero Técnico Agrícola, y he trabajado la mayor parte de mi vida en el mundo de la agricultura ecológica, como productor, distribuidor y formador, en un contexto cooperativista. También he trabajado en jardinería y como retén forestal de incendios. En este momento me dedico a la educación ambiental en la sierra de Madrid, dirigida principalmente a alumnos de primaria.

¿De dónde vengo?

Nací en Madrid y allí viví durante 36 años, aunque prácticamente desde siempre, supe que mi sitio no estaba en la ciudad; después de varios destinos por la sierra de Madrid, creo haber encontrado aquí lo que busco.

Desde niño siempre he buscado como organizarme colectivamente para intentar cambiar las cosas que me resultaban injustas o mejorables. En esa búsqueda he militado en asociaciones de mí barrio, en la universidad y en el mundo de la agroecología, intentando construir alternativas de consumo más éticas y respetuosas con el Medio Ambiente. Nunca he militado en ningún partido político.

Aunque me cuesta auto denominarme como músico o escritor, estas aficiones, junto con un profundo amor a la naturaleza, son quizás las que más me definen junto con el activismo político.

¿Por qué me presento?

El salto a la política  se me presenta como el siguiente paso natural en mi evolución  como individuo social preocupado por cambiarlas cosas, esta vez desde dentro del sistema : Comprobar, desde el compromiso con la defensa de los derechos, y la atención a los sueños, de  mís vecinas y vecinos,  si entrar a formar parte del ayuntamiento es la mejor forma de provocar cambios sociales y ecológicos reales y profundos, y de  generar alternativas; con la prioridad de hacerlo siempre  desde la ilusión, el sosiego,  la inclusividad, y la positividad , y el respeto a las diferentes maneras de pensar, e integrado como una pieza más en un equipo sólido y cohesionado formado por personas  que creen y trabajan por y a través de  una visión necesariamente participativa de la democracia.